Meditaciones

Nuestra Señora del Carmen y su Escapulario

La Santa Iglesia nos ofrece muchos recursos para alcanzar nuestro objetivo supremo: la eterna salvación. El uso del Escapulario es uno de los más eficaces. Dentro de todos los “negocios” de los que nos ocupamos en la vida, hay uno de mayor importancia que debe ser tratado con absoluta prioridad, bajo la pena de fracasar […]

Embriagados por el fuego del Espíritu

Tras la muerte de Jesús, los Apóstoles estuvieron algunos días un tanto aturdidos. No obstante, permanecieron en el Cenáculo a los pies de Nuestra Señora, y con ello fueron recobrando las gracias que incluso las almas más infieles readquieren al ponerse junto a la Virgen María. Bajo la forma de llamas, desciende el Espíritu Santo […]

Cristo reina y triunfa en María

Uno de los hechos más importantes de la historia de la Iglesia desde el protestantismo ha sido, sin duda, la difusión de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús.Ahora bien, los escritos de los santos que más se distinguieron en enseñar tal devoción están como henchidos de esperanzas en la victoria de la realeza de […]

La virtud de la fe: el fundamento de las grandes obras

Quien se une a Dios por medio de la fe, participa de alguna forma del poder divino y se vuelve, en cierto sentido, tan fuerte como fuerte es Dios mismo.

“Antes la muerte que la deshonra”

Acorralado en medio del barro por el cazador, el armiño prefiere entregar su vida que ensuciarse. Así también proceden las almas íntegras que prefieren la muerte a revolcarse en la inmundicia del pecado.

Himno de Sabiduria, Humildad y Grandeza

La promesa hecha a Abrahán acababa de ser cumplida: María ya llevaba en su claustro materno al esperado de las naciones. Inspirada por el Altísimo, Ella compuso este maravilloso cántico, joya inapreciable de alabanza a Dios.

Assumpta est!

La fiesta de la Asunción, que se conmemora el 15 de Agosto, nos invita a meditar sobre la gloria inefable de la Virgen María, el Paraíso de Dios.

“No seas incrédulo, sino hombre de fe”

“Introduce aquí tu dedo, y ve mis manos. Pon tu mano en mi costado. No seas incrédulo…”

Santa María Magdalena: La que ha amado mucho

El alma apasionada desconoce el miedo, no mide riesgos. En el Huerto de los Olivos los Apóstoles huyeron aterrorizados. María Magdalena, por el contrario, salió en busca de su Amado, y Él fue a su encuentro.

Un soneto que habla de la vocación de cada cual

No caigamos más en ese error sobre el que nos advierte un gran poeta. Escuchemos hoy la voz de Aquel que con tanto amor nos llama. Seamos fieles a la vocación de hijos de Dios.